Entrevistas a experto: Óscar Díaz

1. Me gustaría saber en qué encuestas o datos se basó para crear la App de Felicicom

El trabajo desarrollado inicialmente por el grupo de investigación partió de la revisión tanto de trabajos, en su mayoría científicos, que definieran la felicidad (Csikszentmihalyi, Ryff, Dalai Lama…) como de herramientas con cierto recorrido para medir este constructo (Escala de Bienestar Subjetivo de Lyubomirsky, SatisfactionwithLifeScale de Diener, The Oxford HappinessQuestionnaire de Hills y Argyle, SubjectiveHappinessScale de Lyubomirsky y Lepper…).

La idea inicial del grupo de investigación no fue desarrollar una herramienta de medición propia pero las diversas medidas revisadas, por uno u otro motivo, no terminaban de satisfacer nuestros requerimientos. En unos casos porque no contemplaban la importancia del trabajo u ocupación en nuestro nivel de felicidad y en otros porque medían un concepto de felicidad que no se correspondía completamente con nuestra forma de entenderla.

Al final, incorporamos dos aspectos más al planteamiento de uno de los grandes gurús de nuestro tiempo en el campo de la felicidad (Seligman), y creamos una medida específica que ofrece pocas variaciones respecto a otras herramientas existentes. Quizá su mayor novedad es que contemple la influencia de las obligaciones en nuestro nivel de felicidad y que su marco teórico de fondo, aunque esto también está presente de algún modo en otras medidas, se centra en la satisfacción de nuestras necesidades.

2. ¿Cómo definiría usted el término felicidad?

Para mí la felicidad es la conquista de una armonía interior que, en sus últimos estadios de desarrollo, es independiente de las circunstancias externas. Está asociada, en su mayor plenitud, a un estado de paz, gozo y comunión con todo lo que te rodea. Más que momentos, aunque sus niveles iniciales nos guían, se trata de un destino al que todo ser humano pude acceder porque, aunque no esté latente, es inherente a su propia naturaleza.

3. ¿Qué tratan de desarrollar en Felicicom?

En su germen vincular la comunicación persuasiva y la felicidad, en lo que vino a llamarse persuasión positiva, además de impulsar la felicidad en la organizaciones.

Actualmente el grupo de ha integrado en otro más generalista, COMINEL –Comunicación, Inteligencia Emocional y Liderazgo–, una de cuyas líneas se centrará en el ámbito de la persuasión positiva.

4. En el tiempo que lleva en Felicicom ¿ha cambiado el concepto que tenía de felicidad?

Sí. Ha ganado, sobre todo, más consistencia científica y me ha permitido ser más consciente del tipo de felicidad que, a día de hoy, puede medir la ciencia de un modo válido y fiable.

5. ¿Considera que la publicidad y las relaciones públicas actualmente se aprovechan de esta emoción para aumentar ventas, mejorar imagen de empresa, mejorar reputación, etc.?

—Completamente y con más razón, especialmente, por la situación económica en la que nos encontramos. Los seres humanos actualmente vivimos, en propia persona o a través de los seres cercanos, circunstancias difíciles. Las organizaciones y las marcas aprovechan esta necesidad de emoción positiva de sus públicos para establecer lazos con ellos o reforzar los existentes a través de la empatía. De todos modos es un tipo de estrategia comunicativa que se lleva utilizando desde hace tiempo por algunas marcas y organizaciones (ejemplo: Coca Cola) porque la felicidad es algo que al ser humano, en términos generales, le resulta atractivo.

Análisis y opinión sobre el libro “El viaje a la felicidad”

Para Eduardo Punset la felicidad radica en la ausencia de miedo, aunque en su fórmula para lograr la felicidad que vemos en la página anterior hay muchos factores más como las relaciones interpersonales, las emociones, el mantenimiento…

Para mí en contra posición la felicidad no es la ausencia de miedo, es la emoción que las personas sentimos cunado experimentos una vivencia en nuestras vidas que nos agrada. La felicidad para cada persona, desde mi punto de vista, es diferente. No todos tenemos las mismas metas, ni los mismos objetivos, aspiraciones…Cada persona en esta vida tiene un ideal de que es lo que necesita para ser feliz. Sí que es cierto que hay ciertos puntos en común para todo el mundo, pero no todos los persiguen de la misma manera.

Al igual que Eduardo Punset sí creo que la búsqueda de algo que el resto de las personas no puede ver y tú quieres conseguir es tratar de llegar a la felicidad. Lo que no considero es que el camino de la búsqueda y no el bien que quieres conseguir es donde se encuentra la felicidad. La felicidad de las personas llega cuando obtienen los beneficios o el bien que traten de conseguir, no en el proceso a conseguirlo. El proceso para conseguir lo que se desea nos hace más fuertes y nos enseña los obstáculos que la vida nos puede poner.

También creo que las relaciones interpersonales son muy importantes a la hora de conseguir las felicidad. Una persona es feliz cuando tiene personas con las que compartir sus vivencias, la obtención de sus metas…Sin relaciones las personas no podríamos vivir ni existir. No solo necesitamos a una persona del sexo opuesto para perpetuar la especie, sino que necesitamos a esa persona para que nos ayude y nos apoye.

Para finalizar, quiero matizar que la definición de Punset no es inadecuada del todo, ya que la felicidad puede consistir en la ausencia de miedo a que un individuo se muestre tal y como es. Como veis considero que la felicidad puede abracar múltiples situaciones y que no hay un prototipo predeterminado de la felicidad para todo el mundo.

La felicidad son pequeños momentos

Mi definición de Felicidad

Para mí la felicidad no es una meta, sino que considero que todo el mundo en esta vida es feliz. La felicidad son pequeños momentos que nos suceden a lo largo de la vida, son esos momentos que te hacen sentir que eres una persona afortunada. Las personas que nos rodean, que forman parte de nuestras vidas son las que nos ayudan a conseguir ser felices. Me gustaría recalcar que no considero que las cosas materiales nos proporcionen felicidad, aunque hay veces que sí y eso es indiscutible. Cuando la gente dice que el dinero da la felicidad, yo considero que es mentira y un engaño de la sociedad consumista en la que vivimos.

Para la gente que ya tiene cierta edad la meta de su vida es lograr la felicidad de su familia, de sí mismo y de la gente de su entorno más cercano. Para una estudiante como yo por el momento esa no es la meta. Los estudiantes ven la felicidad como algo que consiguen saliendo de fiesta, estando con los amigos, con la familia…A modo de resumen diré que la felicidad para mí es ese momento en el que estoy rodeada de la gente que me importa y a la que aprecio. Son esos pequeños momentos en los que me siento la persona más afortunada del mundo por lo que tengo, por lo que hago y por quién está a mi lado. Para ser feliz hace falta poco solo las ganas de intentarlo y el disfrutar de los pequeños momento, porque estos seguro que no se repiten.

La felicidad: ¿engaño publicitario o promesa real?

En muchos anuncios que realizan actualmente las marcas existentes en el mercado nos prometen la felicidad al consumir sus productos o servicios. Estas promesas no suelen cumplirse, ya que es un estrategia que llevan acabo los publicistas para aumentar las ventas. El trabajo de los publicistas se basa en esto, es decir, en prometer cosas reales o irreales que proporcionen algo que los diferentes targets necesitan.

Actualmente, la sociedad odia el trabajo que los publicistas realizan. Lo califican de engaño y de intentar vender una moto irreal o mejor dicho, un timo. Por este motivo, lo que me planteo es si en nuestra profesión no debería existir un manual ético que nos limitase las acciones y promesas que realizamos.
Personalmente, creo que los profesionales que realizan este trabajo saben distinguir entre el buen trabajo, es decir, aquel que no miente ni promete cosas irreales; y un trabajo en el que la mentira y el abuso de la ingenuidad son la base para conseguir que una empresa, que en escasa ocasiones ayuda en algo a la sociedad, obtenga una alta cifra en beneficios.

Me gustaría acabar este post diciendo que creo que los profesionales de todas las áreas deben conocer cuáles son los límites hasta los que pueden llegar en su trabajo. Si estos profesionales no desarrollan sus trabajos teniendo en cuenta la ética y el código deontológico lo que realizan no es un buen trabajo, sino una mala acción que tendrá repercusión en mucha gente, pero sobre todo le repercutirá al propio profesional.

Felicidad

En este blog trataré uno de los temas, desde mi punto de vista, más complejos que se pueden tratar. Porque sinceramente ¿qué es felicidad? Para cada persona esta palabra significa una cosa y todas las definiciones son válidas.

Me gustaría comenzar definiendo un poco qué es la felicidad para ello mostraré algunas definiciones. La primera definición será la que da la Real Academia Española:

Captura de pantalla 2014-02-17 a la(s) 18.00.28

Imagen extraída de la página web de la RAE

Como vemos el término felicidad está relacionado con el estado de ánimo, la suerte y la satisfacción. La ciencia asume que la felicidad existe y es algo que la sociedad tiene muy presente, pero el concepto de felicidad que esta área tiene es muy distinto al que pueda tener la religión o la razón.

Desde mi punto de vista la felicidad es algo que desde que nacemos tratamos de perseguir, es algo que existe, pero que no se consigue fácilmente y si se hace no es de manera permanente. La felicidad está compuesta por pequeños momentos o historias que pasan en nuestra vida.

Para un grupo de científicos de la Universidad de Harvard la felicidad es algo parecido que para mí, consideran que las personas no son felices constantemente y que son pequeños momentos, aunque también resaltan que muchas veces subestimamos la felicidad o nos llevamos un chasco cuando conseguimos algo que se supone que nos hará felices. Este artículo lo podemos leer en el siguiente link:

http://www.sindioses.org/noticias/felicidad.html

Para finalizar me gustaría añadir una imagen y acabar con la frase de un novelista estadounidense famoso como es Nathaniel Howthorne:

“La felicidad es como una mariposa, cuanto más la persigues, más te eludirá. Pero si vuelves tu atención a otras cosas, vendrá y suavemente se posará en tu hombro.”

felicidad-munecos

Imagen extraída del siguiente enlace http://inigoortizdeguzman.wordpress.com/2010/08/25/felicidad-interior-bruta/